CONSEJOS BÁSICOS PARA VIAJAR CON TU CONEJO

 A veces, por circunstancias de la vida, nos encontramos ante un viaje con nuestro conejito. Puede que sea un viaje rápido al veterinario, un viaje más largo o incluso unas vacaciones.

Por lo general, a los conejos no les gusta desplazarse lejos de su hogar, pero a veces no tenemos más remedio que viajar con nuestros peludines.

Si tienes que viajar con tu conejo por una razón específica, existen algunos aspectos que debes tener en cuenta para transportarlo de manera segura y para que el viaje sea más placentero.


ANTES DEL VIAJE – PREPARACIÓN 

1 – Planifica alojamiento del conejito 

Asegúrate de que en el lugar de destino aceptan estas pequeñas mascotas.

Certifícate de que tu conejito tenga el espacio adecuado, cuando se instale, para que se sienta seguro. Es importante que tu conejo tenga lugares adonde se pueda esconder, como cajas de cartón. Asegúrate de que su espacio (incluyendo tipo de heno y su esquinera) es lo más similar posible a lo que tiene en casa. Llevar sus camitas y mantas favoritas funciona muy bien.


2 – Estar preparado ante cualquier urgencia veterinaria

Consulta en tu destino cuales son los veterinarios expertos en conejos. Busca reseñas online de veterinarios de animales exóticos o llama directamente a la clínica.

Guarda su información de contacto para tenerla siempre a mano.

Si vas a hacer un viaje en coche, localiza en tu ruta de viaje dónde puede ser atendido tu pequeño, si le pasa algo. Por estas cuestiones siempre es bueno hablar con nuestro veterinario antes del viaje, para armar un botiquín de viaje y saber qué hacer en cada caso.


3 – Primeros auxilios

Prepara un mini botiquín de primeros auxilios en caso de parada gastrointestinal durante el viaje. No te olvides de incluir papilla Critical Care o semejante, jeringas de 1 ml sin aguja, suero fisiológico, termómetro, etc…

 

3 – Selección del transportin

Cuando decidimos viajar con nuestras mascotas, debemos conseguir el transportin adecuado que no solamente sea cómodo, sino que también esté conforme con las reglas de la aerolínea, si es que vas a viajar en avión.

Para que tu conejito se sienta mínimamente cómodo y tenga cierta sensación de seguridad y protección, se deben cumplir algunos requisitos en el momento de elegir el transportin.

Puede que vayas a viajar con más de un conejo. Pues el transportin debe ser lo suficientemente grande como para que todos los conejos que se transporten quepan con facilidad, se recuesten cómodamente en cualquier dirección y puedan dar la vuelta o ponerse de pie sin obstáculos. Puedes transportar más de un conejo en un transportin, pero debes asegurarte de sea lo suficientemente grande como para que todos viajen cómodos.

Además, el transportin debe ser lo suficientemente pequeño como para proporcionar la sensación de seguridad y evitar que el conejo se golpee contra las paredes durante el movimiento. Debes cubrir parcialmente una sección del transportin para recrear la seguridad de una pequeña madriguera. Si ya viene parcialmente cubierto, asegúrate de que tenga suficiente ventilación.

          

Idealmente, además de la puerta de entrada, deberíamos tener una abertura en la parte superior. Esto te ayudará a sacar tu conejito con facilidad, si se pone nervioso, pero también para que le pongas tu mano adentro, para que el pequeño sienta tu presencia y se tranquilice… También es muy útil para alimentarle y ofrecerle agua.


4 – Familiarizarse con su transportin 

Cuanto más acostumbrado esté tu conejito al transportin y a pequeños viajes, menos estrés se sentirá en el día del viaje. Así que te dejo unos cuantos consejos que pueden ayudarle mucho:

Empieza por introducir el transportin en su ambiente, un par de semanas antes del viaje.

Déjalo ahí casualmente, con la puerta abierta para que entre y salga cuando le apetezca empezar a explorar. Deja una mantita o toalla y heno adentro.

Algunos conejos tienen transportines abiertos como escondite diario y realmente los disfrutan.

Puedes ir colocando también unas golosinas saludables… Eso va a convertir el transportin en un “lugar feliz”, al que el conejito asociará emociones positivas.

También puedes probar de darle un premio, a cada vez que tu conejito logra quedarse tranquilo en su transportin.

Después de familiarizarse con el transportin sin mostrar signos de estrés, miedo o ansiedad, los papis deben empezar a hacer viajes cortos en coche con su pequeño (por ejemplo, un paseo por el barrio). La idea es que los papis vayan al asiento junto al transportin para divertirse con su conejito, darle sus golosinas favoritas y entonar un tono de voz suave, gentil y bajo. Los viajes deben ser cortos y aumentar gradualmente.

Cuando el pequeñín deje de mostrar miedo o estrés y se sienta cómodo haciendo viajes en coche, entonces ya está preparado para realizar viajes más largos y viajes al veterinario con un margen de estrés reducido.

Algo que también me gusta hacer unos días antes del viaje es prepararlo para los ruidos y vibraciones del viaje exagerando con el ruido los días anteriores al viaje. Uso la aspiradora más a menudo, el secador de pelo, cafetera, la batidora, etc. De esa manera, se sentirán más cómodos con ruidos y vibraciones similares a las que experimentarán en el coche/bus/tren/avión.


5 – Su “pequeño” equipaje

Prepara una mochila con lo que vayas a necesitar, según lo que dure: heno, verduras frescas, agua, pienso, sus snacks favoritos, sustrato, su esquinera, su mantita favorita, juguetes y su cartilla veterinaria. Para trayectos fuera de España se requiere un pasaporte (lo expide el veterinario); en función del país de destino, puede requerirse documentación adicional.

Lo que he descubierto que funciona bien para viajar es guardar las verduras lavadas en bolsitas con cierre (tipo Ziploc) con un poco de agua. Las verduras se mantienen frescas y crujientes, y el agua las mantiene húmedas, lo que también ayuda con la hidratación de tu conejito.

Certifícate de que no haya grandes diferencias de temperatura en el lugar de destino o durante el viaje. En la foto de arriba, pues ver unas cuantas bolsitas de hielo y alfombras de frio/calor. Íbamos a hacer un viaje largo en auto caravana, en verano, y hacía mucho calor. Lo que hacíamos era poner las alfombras de gel en la nevera por la noche y, por la mañana, las dejaba fresquitas, al lado de Martin. También tenía su ventiladorcito USB y las bolsas de hielo que podíamos rellenar siempre que hacía mucho calor, ya que el hielo se encuentra muy fácilmente en cualquier gasolinera o supermercado. Martin lo ha pasado siempre muy bien, pero hay que tener muchísimo cuidado con los golpes de calor.

Por mi experiencia, te lo recomiendo a que tengas los perteneces de tu conejito, contigo, en todo momento. Hace un par de años, he perdido un vuelo de conexión en Newark (por habernos tardado mucho en aduanas) y nuestro equipaje ya había seguido para Austin. Resultado… nos hemos quedado una noche en Newark, con las cositas básicas de Martin, PERO… ¡sin su esquinera!!! Hemos tenido que improvisar con una bandeja de café del hotel y ha funcionado, pero nos ha estresado bastante.


¡Lleva su esquinera siempre contigo para que no te pase lo mismo!

EN EL DIA DEL VIAJE

 Para el día del viaje, coloca una mantita o toalla en la parte inferior del transportín para que tu conejito se sienta seguro y no se deslice. El fondo del transportin debe estar cubierto con su sustrato habitual o un empapador y algo de heno.

Lleva agua contigo y ofrécela cada dos horas. Yo no pondría un cuenco dentro del transportin, ya que puede volcarse y mojar todo: ¡transportin, mantita, empapador y conejo!

El pequeñín irá un poco asustado y, lo más probable es que no tenga muchas ganas de comer o de beber, en movimiento. Así que, si estamos hablando de un viaje largo es importante hacer paradas en el trayecto para que se relaje y pueda comer y beber algo. A mí me gusta tener verduras fresquitas para ofrecerle durante el viaje. Por mi experiencia, en viaje, Martin tiende a comer verduras más que cualquier otra cosa. También me gusta dejar unos cuantos pellets de pienso en su transportin, por si le apetece un pequeño snack.

Nota: La noche anterior al viaje, tu conejito no debe comer verduras frescas, solamente heno.

Si tu conejo viaja solo, considera llevar su apego. Cada mascota suele tener un muñeco de apego, una toalla donde le gusta esconderse o cualquier otra cosa que les calma. Es lo que les hace sentir “en casa”. Si contáis con algo así, llevadlo al viaje. Les da algo en qué apoyarse y los hace sentir más seguros. También puedes colocar una prenda, como una camiseta de su mamineja, ya que su olor esto le transmitirá una sensación de familiaridad y seguridad al pequeño.

Aunque tu conejito esté ya familiarizado con el transportin y el coche, el día del viaje aún puede ser un día de bastante estrés. Así que podemos usar unas hierbitas con propiedades calmantes para ayudarles a relajar.  

Manzanilla, lavanda, menta, melisa, pétalos de girasol, caléndula, pétalos de rosa y avena verde. Todas estas hierbas/flores actúan como calmantes suaves en momentos de estés o ansiedad. La avena verde se destaca por ser reconstituyente del sistema nervioso, ayudando en cuadros de ansiedad, nerviosismo, depresión o estrés.

Usar estas hierbitas en el día del viaje es una excelente opción ya que esta esta mezcla alienta a todo el sistema nervioso a relajarse.

Otra opción es ofrecer una infusión de flores de manzanilla, la noche anterior y el mismo día del viaje.

Es que un poco de calma adicional antes de una gran aventura no va nada mal, ¿verdad?

 – Si vas en avión, mi recomendación es que estés por lo menos 3 horas antes al aeropuerto. ¡Y que viaje contigo en cabina! ¡Esto sí, es importantísimo!

Si vas en coche, el transportin debe ir bien fijado. Abrocha el cinturón del asiento del coche sobre el transportin o asegúralo al suelo detrás del asiento. Debes evitar que el transportin se mueva. Coloca la parte lateral hacia la parte delantera del coche para que el conejo no se golpee la cara si el coche frena bruscamente.

¡Nunca transportes una jaula para conejos en la maletera de un coche! ¡Es muy peligroso!

           

DURANTE EL VIAJE

Manipula el transportin siempre con cuidado. Cada vez que lo levantes o lo muevas, tu pequeño va a preguntarse qué está pasando y puede sentirse asustado e inseguro. Así que mismo que te estén apurando, por lo que sea, hazles saber que necesitas tomarte tu tiempo, ya que llevas una carga muy preciosa.

Piensa en los cambios climáticos y mantiene a tu conejito fresco o abrigado cuando haya pasado por intensas variaciones de temperatura.

Asegúrate de ofrecerle agua a cada dos horas y algo de comida, pero tiene en cuenta que es posible que tampoco lo coman.

Si el viaje es largo, asegúrate de que el transportin contenga heno y sustrato.

Revisa a tu conejo para detectar señales de sobrecalentamiento. Si se sobrecalienta, tendrás que trasladarlo de inmediato a un lugar más fresco y asegurarte de que permanezca fuera del sol.
Remoja sus orejas en agua fresca para ayudarle a regular su temperatura. También puedes poner una botella de agua congelada dentro de su transportin. Entre las señales de sobrecalentamiento en un conejo se encuentran las siguientes:

  • Respiración rápida y superficial
  • Orejas calientes
  • Languidez
  • Humedad alrededor del área de la nariz
  • Sacudir la cabeza hacia atrás respirando rápidamente con la boca abierta

DESPUES DEL VIAJE

Una vez que llegues a destino, es importante que prepares el nuevo espacio de tu conejo lo antes posible, con el cuidado de no cambiar sus comidas y otros hábitos.

Déjale que inspeccione un poco y haga su propio tour para que se acostumbre a estar en ese lugar. Este pequeño recorrido les permite a las mascotas a nos sentirse tan extrañadas y a que nada los tome por sorpresa.

Prepara sus mantitas, juguetes y todo lo que tenga su olorcito para que se sienta como en casa. Háblale y acarícialo como sueles hacerlo en casa.

Presta atención a las señales de enfermedad. Debes vigilar de cerca su salud después del viaje. Dado que son animales de presa, tienden a tratar de ocultar sus enfermedades y lesiones. Si tu conejo parece estar enfermo, tienes que llevarlo a un veterinario lo antes posible.

 

DOCUMENTACIÓN

Para trayectos fuera de España se requiere un pasaporte (lo expide el veterinario). En función del medio de transporte y país de destino, puede requerirse documentación adicional. Aconsejamos consultar con el consulado en España de dicho país, pero en líneas generales suelen ser:

1 – Pasaporte del animal de compañía

2 – Certificado de salud (lo expide el veterinario, antes del viaje)

3 – Cartilla de vacunación

4 – Permiso de exportación o Certificado zoosanitario (en caso de viajar a otros países. El documento suele ser expedido por la máxima autoridad de agricultura y cría del país de salida.)

5 – Transportín con medidas específicas (dependiendo del medio de transporte)


VACUNAS/CHIP

Para viajar en avión, las mascotas deben estar debidamente vacunadas, con sus papeles en regla e en trasportines homologados. Puede que algunas aerolíneas te pidan que tu conejo esté identificado con microchip. Cada aerolínea tiene sus reglas y, más importante, cada país tiene sus reglas. Una manera de acceder a esta información es por medio de los consulados y embajadas del país destino. Así que certifícate de todo lo que es necesario en el país de destino y también todo lo que te pide la aerolínea.

Para asegurar la plaza de tu mascota, te recomendamos avisar con antelación a la aerolínea – Regla general, solo pueden ir dos mascotas por vuelo.

De a poquito y con toda la paciencia, viajar puede volverse más fácil y menos estresante para tu conejito. Sin embargo, si sientes que a tu conejo no le gusta viajar, intenta evitarlo. Los conejos son animales de hábitos y a muchos no les gustan nada los cambios de entorno. Si necesitas traerlos, está atento a los signos de estrés, como no comer, caquitas mal formadas, respiración rápida y otro tipo de lenguaje corporal que indique que está asustado … ¡eres tu quien mejor conoce a tu conejo!